︎

541 días
Las imágenes fueron tomadas en estudio y luego modificadas digitalmente, mediante montajes. Cada rostro resulta de la superposición de cinco o más rostros, tal y como lo propuso Francis Galton, en 1870, con sus retratos compuestos que buscaban dar con el rostro del criminal. Luego de la invención de este montaje, Galton desarrolló un nuevo sistema de identificación: la huella digital.

541 días nace como respuesta a la creación de la “Ley que Fortalece el Resguardo del Orden Público”, que buscaba encarcelar desde 541 días hasta 3 años de presidio a quienes portaran una capucha durante las manifestaciones, así como penalizar las manifestaciones públicas. La propuesta fue rechazada por la Cámara de Diputados el año 2013, según se dijo, por atentar contra los valores democráticos. El 19 de agosto de 2019 el proyecto volvió a ser presentado al Congreso. 


Exposiciones

Balmaceda Arte Joven, Valparaíso, Chile (individual, 2014)
Territorios Fronterizos, Centro Cultural Matucana 100, Santiago, Chile
Aesthetica Art Prize, York St Mary’s, York, Inglaterra
Sangre en el ojo, Parque Cultural de Valparaíso, Valparaíso, Chile
NODOS/Relaciones de Identidad, Festival de las Artes ARC, Coquimbo, Chile
Estallidos/Territorio - Cuerpo/Conflicto, Museo de Arte Contemporáneo, Santiago, Chile


Aesthetica Art Prize, 2014. 
Créditos: Jim Poyner / www.jimpoyner.co.uk


Claudio Pizarro

Texto de exposición:
Museo de Arte Contemporáneo de Chile
Balmaceda 1215

Analizar retratos y reconocer sus rasgos comunes, develar las claves que emergen al superponer una fotografía sobre otra, una extraordinaria precisión y organización metodológica en el proceso. Nada de esto fue suficiente para que Francis Galton en la segunda mitad del s. XIX lograse dar con el rostro tipo del crimen.

Hoy en Chile desde el poder político se impone una nueva imagen para retratar al sujeto violento y su conducta antisocial. Ya no son necesarios rasgos comunes en el rostro para crear este nuevo tipo, ahora el rasgo común es el acto de ocultarlo con una capucha. El poder logró crear un retrato común que simboliza ese lugar imaginario que debe ser repudiado y reprimido, sin preguntas, sin espacio a las interpretaciones. El lugar del otro político se enaltece con vestiduras del otro social reproduciendo su imagen a nivel mediático. La imagen de la acción antisocial pretende ocultar la imagen de la reacción ante la inconsistencia una sociedad que sólo es posible encontrar en los discursos.